Nacimos en los valles y montañas de Arica y Parinacota, en el hogar andino de nobles comunidades indígenas de raíz aymara.

Buscábamos un sueño y aquí nos enamoramos de los tesoros naturales y culturales que custodian sabiamente las comunidades. Decidimos sumarnos a su ejemplar esfuerzo por conservar el patrimonio para las nuevas generaciones.

Así nació la Fundación Altiplano el año 2000, en una reunión de jóvenes entusiastas, que obtuvo su personalidad jurídica en el año 2002, que es hoy una referencia en conservación patrimonial en Chile y América y que sueña con ser una organización ejemplar en Latinoamérica, promoviendo la conservación patrimonial en comunidades como alternativa de desarrollo sostenible.

La Misión

Acompañar a comunidades andinas y rurales que necesitan conservar patrimonio y lograr un desarrollo más alegre y sostenible.

El Propósito

Lograr un mundo más alegre y sostenible en comunidad.

La Visión

Ser la organización aliada ejemplar de las comunidades indígenas y rurales de Latinoamérica que necesiten conservar sus tesoros patrimoniales para las nuevas generaciones.